30 años

Durante la semana del 22 al 25 de noviembre de 2022 se celebraron los primeros 30 años de la UPLA en la ciudad de Montevideo, Uruguay. Aquí encontrará los principales contenidos de dicho encuentro:

Carta de Julián Obiglio

Presidente
de la UPLA

Carta de saludos de Markus Ferber

Presidente de la Fundación Hanns Seidel
 y miembro del Parlamento Europeo (CSU – PPE)

Carta de Stephen J. Harper

Presidente de la International Democrat Union (IDU)
 y 22° Primer Ministro de Canadá

Carta de Guillermo Lasso Mendoza

Presidente
de la República del Ecuador

Videos UPLA 30 años

Red de Mujeres UPLA

Red de Mujeres UPLA

Mesa Redonda "Más Mujeres, Mejor Política"

Mesa Redonda #UPLA30Años

Parlamentarios #UPLA30Años

UPLA Jóvenes #Upla30Años

© Copyright 2023 | UPLA – Unión de Partidos Latinoamericanos | All Rights Reserved

UPLA 30 AÑOS: LIBERTAD, IGUALDAD DE OPORTUNIDADES Y DESARROLLO

Queridos amigos,

El 22 de noviembre de 1992, un puñado de partidos políticos de nuestra región países fundaban en la ciudad de Cochabamba, Bolivia, la Unión de Partidos Latinoamericanos (UPLA). Treinta años después, nuestra querida organización cuenta con veintiséis partidos de veintiún países, y se ha convertido en la principal institución que nuclea a fuerzas políticas de centro-derecha de nuestro continente.

Nuestra corporación ha crecido en integrantes, en actividades, en contenidos, en representación y en influencia, y lo ha realizado sin alejarse de los ideales y valores que sus fundadores tuvieron en mente en el año 1992. La estructura se ha ensanchado, pero el accionar planificado, transparente, ordenado y metódico, se ha consolidado como una cualidad distintiva de la UPLA, que cada año le permite llegar con sus acciones y con su mensaje, a cientos de actores políticos de la región latinoamericana.

A las acciones regionales iniciales, se le ha sumado un potente y constante trabajo bilateral con nuestra familia política de Europa y de los Estados Unidos, suplementado por una activa participación en la organización global de partidos políticos IDU (International Democrat Union), que reúne a más de sesenta partidos de centro-derecha de todo el mundo, y de la que somos miembros desde el año 2006.

Durante todos estos años, las acciones de UPLA se han focalizado en el desarrollo de importantes encuentros de destacados referentes partidarios, principalmente sus presidentes, sus parlamentarios, sus jóvenes, sus mujeres, sus expertos en relaciones internacionales, sus alcaldes, sus centros de estudios y muchos otros grupos de acción específica partidaria.

El crecimiento en nuestra agenda de actividades y de nuestra estructura nos ha llevado a crear distintas coordinaciones de grupos específicos, que sin dudas serán de vital importancia para los próximos años, en dónde deberemos poner foco en una agenda distinta a la del siglo XX, desarrollando propuestas y políticas innovadoras en materia de ambiente, energía, cambio climático, derechos humanos, género y globalización.

Sin dudas estamos frente a tiempos complejos para la centro-derecha liberal conservadora, ya que durante los últimos años muchos de nuestros partidos pusieron sus mayores esfuerzos en las buenas gestiones estatales, y dejaron de lado la batalla cultural y la discusión de las ideas. Ello ha permitido que el populismo, de izquierdas o de derechas, triunfara con un discurso simplista, plagado de promesas que aseguraban un presente inmediato de relativo bienestar, pero que comprometían por completo un desarrollo futuro.

Esta celebración de los primeros 30 años de UPLA nos encuentra en un punto de inflexión estratégico, que nos debe motivar a una profunda reflexión, para que podamos aprender de los aciertos y de los errores cometidos, para ajustar las acciones de los próximos años. Nuestros partidos tienen el objetivo y el deber de trabajar para lograr sociedades más libres, con mayor igualdad de oportunidades y con mayor desarrollo. Para ello, debemos recuperar el poder allí a dónde lo hemos perdido, para lograrlo necesitaremos propuestas, ideas y valores bien claros, junto con la flexibilidad necesaria para lograr coaliciones que puedan alcanzar amplias mayorías, demostrando tener soluciones reales para problemas reales.

Durante los próximos años, nuestra organización debe ser una herramienta central para unir a los afines, agrupar y acercar a todos los que están a la derecha de la izquierda. Nuestro compromiso para revertir el avance de los populismos debe concentrarse en el fortalecimiento de nuestros partidos y de nuestros dirigentes, para que logren una mayor y mejor representación de sus sociedades. No alcanza con que nuestros partidos perduren en el tiempo. Deben transformarse, crecer y modernizarse, al mismo ritmo que lo hacen las sociedades. Pero sin perder nunca de vista que existen primordialmente, para alcanzar el bien común.

Los partidos de UPLA deben ser un ejemplo en materia de debate y de pedagogía política, de renovación generacional y de impulso de nuevos líderes. Partidos que tengan claro para qué quieren llegar al poder, sabiendo lo que buscarán desde allí y cómo lograrán sus objetivos de gobierno. Partidos transparentes que procuren ejercer una genuina representación de valores y principios. Hacia dichos objetivos debemos conducir nuestras acciones de los próximos años.

En esta publicación aniversario repasamos nuestros primeros 30 años de existencia, realizamos una síntesis de nuestra historia, recordamos a todos aquellos que han contribuido en nuestra labor, y reflexionamos sobre los principales retos políticos que tendremos durante los próximos tiempos.

Nuestra UPLA es posible gracias a muchísimas personas que sería imposible mencionar en forma individual. Pero no puedo dejar de realizar un reconocimiento especial a la Fundación Hanns Seidel, que desde el primer día ha acompañado nuestro trabajo, brindando un apoyo y un respaldo que no resulta posible poner en palabras. El compromiso, el afecto y la amistad de sus representantes, convierten a dicha organización alemana en un miembro central de nuestra familia política. Gracias a ellos, y a tantas otras organizaciones y personas, hoy podemos celebrar estos 30 años, mirar hacia atrás y sostener con convicción que UPLA ha sido un pilar central e incansable en la lucha por la democracia en América Latina.

Y en ello continuará por muchísimos años más.

Montevideo, 22 de noviembre de 2022.

Julián Obiglio

Presidente de UPLA

DEMOCRACIA, PAZ Y DESARROLLO

«Al servicio de la democracia, la paz y el desarrollo»: este es el lema con el que la Fundación Hanns Seidel describe su trabajo y su misión de promoción de la educación democrática y cívica según principios cristianos. Este lema se aplica no solo a su compromiso en Alemania, y especialmente en Baviera, sino también a su compromiso en el extranjero. En este contexto debe entenderse la cooperación de larga data con la Unión de Partidos Latinoamericanos (UPLA), una organización regional de partidos y movimientos políticos en América Latina, cuyos objetivos son promover la democracia como forma de organización política y la economía social de mercado como un orden económico sostenible.

La cooperación entre la Fundación Hanns Seidel y la UPLA se basa en la convicción de que los partidos sirven como instancias de canalización y transmisión de intereses entre el Estado y la sociedad y, por tanto, son instrumentos esenciales de debate y acción política. Además, la buena gobernanza no puede lograrse sin partidos que funcionen adecuadamente. Con su labor de fortalecimiento de redes y renovación programática de los partidos socialcristianos y conservadores, la UPLA realiza un aporte fundamental al desarrollo sostenible de América Latina. A través de sus seminarios y conferencias, la UPLA representa una instancia privilegiada de intercambio regional de opiniones y experiencias, que apoya los procesos de reforma e innovación necesarios para enfrentar los desafíos políticos, sociales y económicos existentes en Latinoamérica.

Al mismo tiempo, la UPLA representa y difunde un modelo de desarrollo basado en los principios de la democracia y el estado de derecho, así como en una política económica orientada hacia la economía social de mercado. El éxito de este modelo tiene especial relevancia en el contexto latinoamericano, donde se pueden observar esfuerzos por revitalizar sistemas que históricamente han llevado al fracaso. Si bien la región alberga formalmente gobiernos elegidos democráticamente, se han observado violaciones masivas de los principios democráticos en algunos países, lo que ha resultado en un debilitamiento del estado de derecho y sus instituciones y violaciones de los derechos humanos. Los gobiernos de estos países registran crecientes intervenciones a través de un estado omnipresente, que ponen en peligro masivamente el orden libre, social y de imperio de la ley.

Otro foco de trabajo de la UPLA es la educación y formación política de los jóvenes. Este propósito y compromiso de nuestra organización socia merece una mención especial, porque la comprensión de la democracia tiene que adquirirse nuevamente en cada generación. Los jóvenes en particular necesitan adquirir consciencia de los contextos políticos. Solo así se les puede motivar para que se involucren y asuman responsabilidades. En pocas palabras: la democracia necesita educación política. El anclaje de los valores y normas básicos de nuestra comunidad en la conciencia de los jóvenes ciudadanos y ciudadanas también es parte del trabajo de persuasión para nuestra democracia y el orden liberal, social y de imperio de la ley.

El cambio rápido y profundo en el que se encuentra nuestro mundo aumenta el deseo de orientación hacia valores, arraigo en estructuras confiables y marcos jurídicos previsibles. En otras palabras, la creciente presión por innovar sobre el Estado y la sociedad, las empresas, la ciencia y la tecnología, hace aún más necesario volver a nuestras raíces históricas y a nuestros fundamentos intelectuales y culturales.

En sus 30 años de historia, la Unión de Partidos Latinoamericanos presenta una imagen exitosa de desarrollo institucional y perfil internacional: La UPLA es considerada una importante alianza partidaria en América Latina y sirve como un foro reconocido para el intercambio de opiniones y experiencias sobre temas centrales y desafíos de la política latinoamericana. La UPLA también goza de reconocimiento internacional por su compromiso con la democracia, los derechos humanos y el estado de derecho.

Los éxitos de la UPLA en el área de integración de partidos miembros en redes internacionales también son visibles: En 2006, la UPLA fue reconocida por la Unión Demócrata Internacional (IDU) como su organización regional latinoamericana. Este rol de la UPLA dentro de la IDU le permite a la IDU representar sus intereses y posiciones en la región. Al mismo tiempo, la UPLA aumenta también el interés del mundo exterior por los desarrollos políticos, sociales y económicos en América Latina.

Quisiera felicitar personalmente y en nombre de la Fundación Hanns Seidel a la UPLA en su 30 aniversario por su eficaz labor y desearles que sigan teniendo éxito en el futuro. También me gustaría agradecer por la cooperación cercana, confiable y exitosa con la Fundación Hanns Seidel.

 

Markus Ferber

Presidente de la Fundación Hanns Seidel y
miembro del Parlamento Europeo (CSU - PPE)

30 AÑOS DE LA UPLA: LA HISTORIA DE ÉXITO DE LA DEMOCRACIA LATINOAMERICANA

Los partidos son el vínculo vital entre los ciudadanos y el Estado. A fines de la década de 1980, políticamente considerada una década perdida para América Latina, surgió una nueva dinámica. Terminaron las dictaduras y surgieron multitud de nuevos partidos con el objetivo de ofrecer mejores políticas para una amplia mayoría.

Así nació la Unión de Partidos Latinoamericanos. Con su fundación el 22 de noviembre de 1992 en Cochabamba, Bolivia, se inició una nueva discusión política en el sur de América. La UPLA reunió a partidos que, a diferencia del socialismo latino, se basaban en la democracia y el estado de derecho, así como en la economía de mercado, como requisito previo para la organización eficiente de la actividad económica. No dependían de la redistribución por parte del estado, sino que simplemente definían pautas para el sistema económico y promovían la igualdad de oportunidades. Fueron partidos que colocaron la libertad del individuo en el centro de su pensamiento, sin descuidar los vínculos sociales con las familias y las comunidades.

Este planteamiento político tuvo tanto éxito que la UPLA fue admitida como organización regional en la Unión Internacional Demócrata en 2006. Es importante para la identidad latinoamericana poder participar en pie de igualdad a nivel internacional y que sus preocupaciones sean escuchadas. El reconocimiento de la UPLA por parte de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en 2008 se convirtió en otro pilar de su aún joven historia de éxito.

Con el surgimiento del movimiento dictatorial por una «América Latina Bolivariana» y las amenazas a la democracia que lo acompañan, la UPLA se ha convertido en la conciencia social de la sociedad civil en América del Sur. La organización ha invertido en diálogo y colaboración con iglesias, gremios empresariales, organizaciones sociales y medios de comunicación. La UPLA trabaja para que la política en América Latina se base en un amplio consenso social con el objetivo de preservar la democracia.

La democracia puede tener fallas en algunos países latinoamericanos. Sin embargo, con su base en el pluralismo, sigue siendo el mejor sistema que la gente ha desarrollado para resolver los muchos intereses y problemas en competencia que surgen en una sociedad compleja. Para que funcione se requiere pensamiento crítico para superar percepciones y prejuicios defectuosos, una comprensión compartida de cómo se supone que funciona la democracia y experiencia práctica para crear experiencias nuevas y más relevantes, en lugar de apelaciones divisivas que sirven a prejuicios o miedos irracionales.

Como la “región emergente más democrática del mundo”, más del 80% de la población de América Latina disfruta de la democracia, un porcentaje superado solo en Europa Occidental y América del Norte. Sin embargo, no debemos creer que esto siempre debe ser así. Además de la persistente amenaza ideológica que representan los herederos del socialismo del siglo XXI, una de las mayores amenazas a la democracia en América Latina hoy es la corrupción sistemática, que socava las instituciones representativas, corroe el estado de derecho y destruye la confianza pública.

Promover la transparencia significa defender la democracia, la inclusión, el estado de derecho y la libertad. Y es en este cruce donde hoy trabaja la UPLA. La lucha contra la corrupción comienza con la revitalización de la sociedad en torno a la política. A través de su extenso programa de capacitación, la UPLA enseña un enfoque ético de la política y demuestra por qué es importante pensar en la legitimidad de la política. Se trata nada menos que de promover una estructura de sociedad moderna, participativa y democráticamente consolidada. En particular, el enfoque está en trabajar con UPLA Youth y UPLA Women para dar forma al futuro.

En nombre de la Unión Internacional Demócrata IDU, me gustaría extender mis más sinceras felicitaciones a la Unión de Partidos Latinoamericanos ya todos sus miembros y amigos en su 30 aniversario. UPLA es una de las asociaciones regionales mejor organizadas en nuestra red global. Está tan bien posicionado en términos de organización y personal que puede resistir la lucha renovada contra los movimientos dictatoriales de izquierda. Como IDU, estamos muy cerca de ustedes con la misma motivación que hace 30 años: ¡La lucha por la libertad y la democracia!

 

Stephen J. Harper

Presidente de la International Democrat Union (IDU), y 22 ° Primer Ministro de Canadá.

CARTA DE FELICITACIÓN A LA UNIÓN DE PARTIDOS LATINOAMERICANOS POR SUS 30 AÑOS

Con la llegada de nuestro gobierno a Ecuador, hemos hecho incesantes esfuerzos para renovar la idea de que en libertad y democracia se puede construir un país más próspero, pero también más equitativo, solidario y justo con todos.

La Unión de Partidos Latinoamericanos (UPLA), de la cual nuestro Movimiento CREO es miembro y además Vicepresidente, es una organización que ha luchado constantemente por unir estos valores en la región, a través de diversos movimientos políticos que han encontrado aquí un lugar en común donde juntarse y velar por lo verdaderamente importante: el desarrollo de sus naciones.

Este trigésimo aniversario de la UPLA llega en tiempos agitados, en los que resulta muy fácil anotarse unos cuantos puntos electorales satanizando a la generalidad de los partidos políticos. Ante este tipo de tendencias y modas, es necesario recordar que toda democracia moderna se ha consolidado precisamente gracias a la estabilidad que sus partidos han sabido brindar. Las organizaciones políticas son elementos esenciales y legitimadores de todo el aparato democrático e institucional, pues proveen a la vida social de mecanismos estables para resolver nuestras naturales diferencias. 

Este aniversario es un gran momento para recordar que quienes aspiran a deslegitimar los sistemas de partidos casi siempre ocultan, detrás de discursos de supuesta renovación, intenciones que con el paso del tiempo se revelan como lo que verdaderamente son: autoritarismo reciclado. 

Contra ese discurso debemos luchar. Y para ello es necesario que cada día trabajemos para consolidar el apoyo de nuestros conciudadanos. Cada día es una oportunidad para afianzar la legitimidad de nuestras organizaciones, y así evitar que los cantos de sirena populistas pongan en peligro la estabilidad no sólo de nuestros países, sino de la región entera. 

En ese sentido, uno de los objetivos que nuestro Gobierno persigue es precisamente la mejora del sistema de partidos ecuatoriano. Estamos dando pasos decisivos para cristalizar una mejor representatividad ciudadana en el interior de las organizaciones políticas. 

Pero aún el trabajo es extenso. La región atraviesa cambios trascendentales, que requieren de organizaciones como la Unión de Partidos Latinoamericanos, para continuar defendiendo los regímenes democráticos y constituir estructuras que defiendan la libertad. Por ello, quiero felicitar a la UPLA por sus 30 años de vida desde su fundación. Sus logros hablan por sí mismos y confío en el trabajo que continuarán haciendo en beneficio de nuestras naciones.

Guillermo Lasso Mendoza

Presidente de la República del Ecuador