Embajador Venezolano en OEA acusa a Almagro de alimentar a sectores extremos

20 enero 2016 / By Publicado por

La reciente y dura carta  de respuesta (ver más abajo)  del Embajador venezolano ante la OEA, Roberto Álvarez, al Secretario General de la OEA, Luis Almagro,  reafirma una vez más, la importancia,  necesidad, sino obligación que tiene  Almagro de conseguir el apoyo diplomático de los Estados miembros de la Organización  para sus gestiones a favor de la democracia Venezolana.

Uno no puede dejar de aplaudir las punzantes cartas abiertas del Secretario General de la OEA,  a la dirigencia chavista, en las que les da una merecida lección sobre democracia y resalta sus  transgresiones  a  instituciones,  valores y practicas democráticas consagradas en la Carta Democrática Inter-Americana. Su misivas muestran su coraje político y lo instalan como un paladín de la democracia. Sin embargo,  uno no puede dejar de advertir que Almagro a la vez pareciera actuar  como un llanero solitario.  

Si la intensión del Secretario General es contribuir al diálogo y la negociación entre Maduro y la oposición  por la sustentabilidad  de la democracia en Venezuela, contener la erosión de la democracia y los derechos humanos en ese país, y a la vez fortalecer y revitalizar el rol de la OEA en la promoción y defensa  de la democracia y los derechos humanaos,  sus  misivas serían mucho más efectivas si tuviesen  el apoyo político/diplomático, público y explícito,  de por lo menos un grupo de Estados Miembros de  la Organización.  De esta manera, sería  la OEA, orgánica e inequívocamente, la que se estaría pronunciando a favor de la democracia en Venezuela, y no sólo su Secretario General.    Al respecto, la pregunta es ¿ porqué Estados miembros como Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Estados Unidos, Honduras, Guatemala, México,  Paraguay,  Perú y otros,  que uno pensaría estarían de acuerdo con la postura de Almagro, no se han expresado, individual o colectivamente en el marco de la OEA,  acompañando o apoyando  sus declaraciones? ¿O es que el Secretario General no ha buscado o no ha obtenido el apoyo de tales Estados miembros?   

Por otro lado, su deseo de que la OEA le pida disculpas a Cuba por su exclusión  en 1962, tendría mucho más sentido y probabilidades de convertirse en realidad  si también contase con el apoyo de la mayoría de los Estados miembros…   

Rubén M. Perina, Ph.D.

About The Author

Publicado por

Leave a Comment
*Please complete all fields correctly